Tipos de ayuno depurativo y cómo ayuda al organismo

Cada vez somos más conscientes de la necesidad de realizar periódicamente un ayuno depurativo que lleve a nuestro organismo al estado de reposo. Y es que el ritmo de vida actual tiene grandes perjuicios para nuestra salud. Empezando por la alimentación, y es que es bastante común realizar excesos. Comemos más de lo que sería necesario (especialmente en ocasiones puntuales de grandes ingestas) y también por el hecho de consumir productos no del todo saludables. A esto hay que añadirle el consumo (voluntario o involuntario) de otro tipo de toxinas, como las procedentes del tabaco, del alcohol, o incluso del propio aire de nuestras ciudades. El vertiginoso ritmo de vida que llevamos hace que descuidemos a menudo lo más importante: nuestra salud. Por ello sería necesario parar, reflexionar y tomar consciencia de nuestra situación. Para ello no hay nada mejor que recurrir a alguna de las casas de reposo que existen, en las cuales además podremos depurar nuestro organismo.

Como ya hemos comentado, el ayuno nos permite llevar al organismo a un estado de reposo absoluto. En esta situación, se iniciarán los procesos depurativos y nuestro organismo quedará limpio de todas las toxinas acumuladas durante nuestro día a día.

El ayuno nos ayudará a su vez a limpiar y regenerar órganos, tejidos y células, rejuveneciendo el organismo, formando parte del proceso de autopreservación del ser humano. Algo que en otras especies o incluso en humanos de escasa edad se controla de manera natural.

No hay duda de que algunas de las dietas más efectivas son aquellas que suponen el consumo de una alta proporción de alimentos en estado crudo (incluso en exclusiva). Este es el caso de los zumos y batidos detox elaborados con las mejores frutas y verduras. Y es que el consumo de estos alimentos aumenta notablemente la cantidad de mitocondrias y en consecuencia se produce una mayor producción energética. El ayuno terapéutico es perfecto para recomponer nuestra salud debilitada y recargar el nivel energético. Siempre es importante recalcar que este tipo de ayunos no es adecuado para todas las personas. En principio no está indicado para personas con obesidad mórbida, o con trastornos relacionados con la alimentación (bulimia o anorexia), o aquellas personas que estén tomando medicamentos de manera regular. Tampoco es apto para mujeres embarazadas, personas con enfermedades psíquicas, diabéticos, enfermos renales, enfermos de cáncer, o algunos tipos de anemia o cardiopatías graves.

A grandes rasgos podemos distinguir cuatro tipos de ayuno depurativo, aunque luego, cada uno de ellos puede tener ciertas variantes. Estos cuatro tipos de ayuno son:

1) Ayuno hídrico: Este tipo de ayuno se basa en la supresión de todo tipo de alimentos, por lo que es el más efectivo, pero también el más complicado de seguir. Durante el ayuno, nuestro organismo se mantiene exclusivamente con sus propias reservas. Tan solo es necesario un cierto aporte de agua, que resulta imprescindible para mantener el equilibrio hidroelectrolítico.

2) Semiayuno de crudos: Se trata de un tipo de régimen sin celulosa, en el que tendremos un gran aporte de agua cargada de minerales, vitaminas y enzimas. Podemos complementarlo con el consumo de caldos y verduras.

3) Régimen asociado: respeta las combinaciones de los alimentos, es completo y separa la ingesta de proteinas y de los hidratos de carbono en comidas separadas. Contiene aproximadamente un 70% de alimentos crudos y un 30% de alimentos concentrados.

4) Régimen de crudos: En este caso, el ayuno se basa en un consumo total de alimentos crudos (100%). Principalmente frutas y verduras, pero también frutos secos.

Si tienes alguna duda sobre cúal de los distintos tipos de ayuno depurativo se adapta más a tus condiciones y a tus necesidades, solo tienes que consultarnos. En Tres Azules estaremos encantados de ayudarte.